PRIMERA ESTACIÓN: JESÚS ES CONDENADO A MUERTE

Del pretorio a casa de Pilatos,
será la primera estación que andarás,
donde verás que azotaron mi cuerpo
seis fuertes verdugos hasta se cansar.
Sígueme y veras,
que Pilatos sentencia de muerte,
me dio procurando al César agradar.


Reina del cielo
estrella del mar,
alcanzadnos la gracia
 para no pecar
.

 

 

 

  

SEGUNDA ESTACIÓN: JESÚS ES CONDENADO A MUERTE

La segunda estación es adonde
Apenas oyeron la sentencia dar,
Los sayones la cruz me pusieron
En hombros y aprisa me hacen caminar.
Sígueme y verás
Que una soga me echaron al cuello,
De la cual tiraban con gran impiedad


Reina del cielo
estrella del mar,
alcanzadnos la gracia
 para no pecar
.

 

 

 

  

TERCERA ESTACIÓN: JESÚS CAE POR PRIMERA VEZ

La tercera estación verás alma
que como a empellones me hacían andar,
del madero que acuestas llevaba,
el poso tan grande me hizo arrodillar.
Sígueme y verás
que a puñadas, a palos y a golpes, 
aquellos tiranos me hacen levantar.


Reina del cielo
estrella del mar,
alcanzadnos la gracia
  para no pecar
.

 

 

 

 

 CUARTA ESTACIÓN: JESÚS ENCUENTRA A SU SANTÍSIMA MADRE

En la cuarta estación considera,
que cuando mi madre me vino a encontrar,
en la calle de amargura llena
vertieron sus ojos copioso cristal
Sígueme y verás
que aunque llena de pena y angustias
siguiendo mis pasos fue su majestad


Reina del cielo
estrella del mar,
alcanzadnos la gracia
 para no pecar.

 

 

 

  

QUINTA ESTACIÓN: EL CIRINEO AYUDA A JESÚS A LLEVAR SU CRUZ

En la quinta estación alquilaron,
para que la cruz me ayudase a llevar,
a Simón Cirineo, y lo hicieron
no porque movidos fuera piedad.
Sígueme y verás
que lo hicieron temiéndose todos
sería yo muerto antes de llegar.


Reina del cielo
estrella del mar,
alcanzadnos la gracia
  para no pecar.

 

 

 

 

SEXTA ESTACIÓNLA VERÓNICA LIMPIA EL ROSTRO ENSANGRENTADO DE JESÚS.

En la sexta estación una santa mujer
fervorosa llegase a limpiar,
el sudor de mi rostro sangrado,
con un lienzo blanco llena de humildad.
Sígueme y verás
que mi rostro estampado en tres partes
quedó en testimonio de aqueste verdad.


Reina del cielo
estrella del mar,
alcanzadnos la gracia
  para no pecar.

 

 

 

  

SEPTIMA ESTACIÓN: SEGUNDA CAÍDA DE JESÙS

La séptima estación es adonde
caído en el suelo, otra vez me hallarás,
y del golpe que dí yo tan grande
después no podía ni un paso dar.
Sígueme y verás
muy llagado mi cuerpo y mi rostro,
herido, escupido, renegrido está.
Reina del cielo
estrella del mar,
alcanzadnos la gracia
  para no pecar
.

 

 

 

 

 

OCTAVA ESTACIÓN: JESÚS CONSUELA A LAS MUJERES DE JERUSALÉN

En la octava estación me salieron
algunas mujeres con gran caridad,
que afligidas sentían mi muerte,
haciendo sus ojos fuentes de llorar.
Sígueme y verás
no lloréis yo les dije mi muerte
sí por vuestros e hijos y pos vos llorar.


Reina del cielo
estrella del mar,
alcanzadnos la gracia
para no pecar
.

 

 

 

  

NOVENA ESTACIÓN: JESÚS CAE POR TERCERA VEZ

La novena estación es adonde
estando mi cuerpo desangrado ya,
fatigado y falto de fuerzas,
con la cruz a cuestas volví arrodillar.
Sígueme y verás

que esta fue la tercera caída

y llegué con mis labios el suelo a besar.


Reina del cielo
estrella del mar,
alcanzadnos la gracia
para no pecar
.

 

 

 

DÉCIMA ESTACIÓN: JESÚS ES DESPOJADO DE SUS VESTIDURAS

La décima estación es adonde,
habiendo llegado al calvario verás,
que al tirar de mi cuerpo la ropa,
volvieron mis llagas más a renovar.
Sígueme y verás
que la hiel con el vino mirrado,
aquellos sayones a beber me dan.


Reina del cielo
estrella del mar,
alcanzadnos la gracia
para no pecar
.

 

 

 

 

 UNDÉCIMA ESTACIÓN: JESÚS ES CLAVADO EN LA CRUZ

La undécima estación es adonde,
la cruz en el suelo sentada hallarás,
y sobre ella tendido mi cuerpo,
verás pies y manos tendidos están.
Sígueme y verás
que al oír del martillo los golpes,
quedose mi Madre de dolor mortal.


Reina del cielo
estrella del mar,
alcanzadnos la gracia
para no pecar.

 

 

 

DUODÉCIMA ESTACIÓN: JESÚS MUERE EN LA CRUZ

La duodécima estación es adonde,
a ella en llegando considerarás,
como en alto la cruz levantaron
clavando mi cuerpo por me avergonzar.
Sígueme y verás
el dolor que sintió allí mi madre,
al verme enclavado y en cruz levantar


Reina del cielo
estrella del mar,
alcanzadnos la gracia
para no pecar
.

 

 

 

 DÉCIMOTERCERA ESTACIÓN: JESÚS ES BAJADO DE LA CRUZ

 Es la décima y tercera estación
donde fervorosos fueron a bajar,
de la cruz mi sagrado cadáver,
dos santos varones con gran caridad.
Sígueme y verás
Que mi madre me tuvo en sus brazos,
mientras dispusieron llevarme a enterrar.
Reina del cielo
estrella del mar,
alcanzadnos la gracia
para no pecar.

 

 

 

 

 DÉCIMOCUARTA ESTACIÓN: EL CUERPO DE JESÚS ES COLOCADO EN EL SEPULCRO

Es la décima y cuarta estación
donde sepultura me fueron a dar,
de limosna un santo sepulcro,
en el cual estuve tres días no más
Sígueme y verás
que después de dejarme enterrado,
lloraba mi madre su gran soledad


Reina del cielo
estrella del mar,
alcanzadnos la gracia
para no pecar.

 

 


 
Estos grandes dolores, tormentos
y muerte afrentosa que quise pasar,
en cuanto hombre fue solo por darte
la vida y sacarte de cautividad.
Sígueme y verás
que si humilde contemplas en ellos,
siempre de mi gracia participarás

Reina del cielo

estrella del mar

alcanzadnos la gracia

para no pecar

 

Oh divino y piadoso Cordero, Jesús
Dios y hombre pues Vos me mandáis,
que prevenga mi cruz y que os siga
Señor yo obedezco, la voy a tomar.
Y con voluntad
los deleites, el mundo y los vicios
y las vanidades protesto olvidar


Reina del cielo
estrella del mar,
alcanzadnos gracia
para no pecar.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El Viacrucis es la rememoración de los últimos momentos de Jesús en su vida.

Los viacrucis se celebraban los domingos de cuaresma y el jueves y viernes santo.

Se hacían en la Iglesia, colocándose el cura y los monaguillos delante del cuadro que representa cada estación. Las chicas cantaban el texto de cada estación y el resto de los fieles cantábamos el estribillo final

 

PRIMERA ESTACIÓN:

JESÚS ES CONDENADO A MUERTE 

 

Sacerdote: Adoramoste, Cristo, y bendecimoste

Todos: Que por tu Santa Cruz redimiste al mundo

Coro:

Acompaña a tu Dios, alma mía, cual vil asesino, llevado ante el juez y al Autor de la vida contempla, por ti condenado a muerte cruel.

DULCE REDENTOR, para mí era la pena de muerte, ya lloro mis culpas y os pido perdón.

Todos:

MADRE AFLIGIDA, de pena hondo mar, logradnos la gracia de nunca pecar.

 

 

SEGUNDA ESTACIÓN

JESÚS CARGA CON LA CRUZ

 

Sacerdote: Adoramoste, Cristo, y bendecimoste

Todos: Que por tu Santa Cruz redimiste al mundo

Coro:

Con la cruz de tus culpas cargado, exhausto de fuerzas, camina tu Dios, y a subir la pendiente le impelen por fuerza sayones, por dentro tu amor

DULCE REDENTOR, mis pecados tus hombros oprimen, ya lloro mis culpas y  os pido perdón.

Todos:

MADRE AFLIGIDA, de pena hondo mar, logradnos la gracia de nunca pecar.

 

 

TERCERA ESTACIÓN

JESÚS CAE POR PRIMERA VEZ

 

Sacerdote: Adoramoste, Cristo, y bendecimoste

Todos: Que por tu Santa Cruz redimiste al mundo

Coro:

Con sus alas de nieve los ángeles, pasmados de espanto, cubrieron su faz, bajo el tosco y pesado madero, en tierra ha caído tu amor al mirar.

DULCE REDENTOR, por mis yerros caíste en la tierra, ya lloro mis culpas y os pido perdón.

Todos:

MADRE AFLIGIDA, de pena hondo mar, logradnos la gracia de nunca pecar).

 

CUARTA ESTACIÓN

JESÚS ENCUENTRA A SU SANTÍSIMA MADRE

 

Sacerdote: Adoramoste, Cristo, y bendecimoste

Todos: Que por tu Santa Cruz redimiste al mundo

Coro:

Del calvario subiendo a la cumbre, el Reo Divino a su Madre encontró y una espada de filos agudos del Hijo a la Madre hirió el corazón.

DULCE REDENTOR, yo esa herida causé a Vuestra Madre, ya lloro mis culpas y os pido perdón

Todos:

MADRE AFLIGIDA, de pena hondo mar, logradnos la gracia de nunca pecar).

 

QUINTA ESTACIÓN

EL CIRINEO AYUDA A JESÚS A LLEVAR SU CRUZ

 

Sacerdote: Adoramoste, Cristo, y bendecimoste

Todos: Que por tu Santa Cruz redimiste al mundo

Coro:

Porque al monte con vida llegase, los duros escribas, con saña infernal, a Simón Cirineo alquilaron, que a Cristo ayudase su cruz a llevar

DULCE REDENTOR, yo también quiero ser cirineo, ya lloro mis culpas y os pido perdón.

Todos:

MADRE AFLIGIDA, de pena hondo mar, logradnos la gracia de nunca pecar).

 

 SEXTA ESTACIÓN

LA VERÓNICA LIMPIA EL ROSTRO ENSANGRENTADO DE JESÚS.

 

Sacerdote: Adoramoste, Cristo, y bendecimoste

Todos: Que por tu Santa Cruz redimiste al mundo

Coro:

Con ternura y piedad la Verónica el rostro sangriento de Cristo enjugó y en tres pliegues de lienzo, por premio, grabada la imagen llevó del Señor.

DULCE REDENTOR, en mi pecho grabad vuestra imagen, ya lloro mis culpas y os pido perdón.

Todos:

MADRE AFLIGIDA, de pena hondo mar, logradnos la gracia de nunca pecar).

 

 

SEPTIMA ESTACIÓN

SEGUNDA CAÍDA DE JESÙS

 

Sacerdote: Adoramoste, Cristo, y bendecimoste

Todos: Que por tu Santa Cruz redimiste al mundo

Coro:

Otra vez el Señor de los cielos volvió, fatigado, el polvo a besar, y, otra vez, los esbirros crueles con Él desfogaron su ira y crueldad.

DULCE REDENTOR, nunca más caeré ya en pecado, ya lloro mis culpas y os pido perdón.

Todos:

MADRE AFLIGIDA, de pena hondo mar, logradnos la gracia de nunca pecar).

 

OCTAVA ESTACIÓN

JESÚS CONSUELA A LAS MUJERES DE JERUSALÉN

 

Sacerdote: Adoramoste, Cristo, y bendecimoste

Todos: Que por tu Santa Cruz redimiste al mundo

Coro:

Vio Jesús que unas cuantas mujeres, movidas a lástima, lloraban por Él, y las dijo: “Llorad por vosotras, piadosas mujeres, por mi no lloréis”

DULCE REDENTOR, vuestras penas taladran mi pecho, yo lloro mis culpas y os pido perdón.

Todos:

MADRE AFLIGIDA, de pena hondo mar, logradnos la gracia de nunca pecar).

 

 

NOVENA ESTACION

JESÚS CAE POR TERCERA VEZ

 

Sacerdote: Adoramoste, Cristo, y bendecimoste

Todos: Que por tu Santa Cruz redimiste al mundo

Coro:

Con tus duras caídas, cristiano, las tuyas pretende Jesús resarcir. A tu Dios, por tercera vez, mira de polvo y de sangre cubierto por ti.

DULCE REDENTOR, vuestro amor del infierno me libre, ya lloro mis culpas y os pido perdón.

Todos:

MADRE AFLIGIDA, de pena hondo mar, logradnos la gracia de nunca pecar).

 

DÉCIMA ESTACIÓN

JESÚS ES DESPOJADO DE SUS VESTIDURAS

 Sacerdote: Adoramoste, Cristo, y bendecimoste

Todos: Que por tu Santa Cruz redimiste al mundo

Coro:

Con furor sus vestidos quitaron, del monte en la cumbre, al paciente Jesús. Y por no iluminar tanta afrenta, las puras estrellas negaron su luz.

DULCE REDENTOR, ya no más liviandad ni impureza, ya lloro mis culpas y os pido perdón.

Todos:

MADRE AFLIGIDA, de pena hondo mar, logradnos la gracia de nunca pecar).

 

 

UNDÉCIMA ESTACIÓN

JESÚS ES CLAVADO EN LA CRUZ

 

Sacerdote: Adoramoste, Cristo, y bendecimoste

Todos: Que por tu Santa Cruz redimiste al mundo

Coro:

Ya, alma mía, en la cruz, duro lecho, sus miembros sangrientos extiende mi Bien y con clavos agudos taladran, los viles soldados, sus manos y pies.

DULCE REDENTOR, yo esos clavos clavé a vuestros miembros, ya lloro mis culpas y os pido perdón.

Todos:

MADRE AFLIGIDA, de pena hondo mar, logradnos la gracia de nunca pecar.

 

 

DUODÉCIMA ESTACIÓN

JESÚS MUERE EN LA CRUZ

 

Sacerdote: Adoramoste, Cristo, y bendecimoste

Todos: Que por tu Santa Cruz redimiste al mundo

Coro:

Tiembla el orbe y el sol se oscurece al ver en un palo expirar a su Dios. Rompe en llanto también tú, alma mía, pensando que muere Jesús por tu amor.

Todos:

MADRE AFLIGIDA, de pena hondo mar, logradnos la gracia de nunca pecar).

 

 

 

DECIMOTERCERA ESTACIÓN

JESÚS ES BAJADO DE LA CRUZ

 

Sacerdote: Adoramoste, Cristo, y bendecimoste

Todos: Que por tu Santa Cruz redimiste al mundo

Coro:

De Jesús el cadáver sangriento María en sus brazos, llorando tomó. Y con voz de dolor le decían: “qué muerte te han dado, mi bien y mi amor”.

DULCE REDENTOR, respondedle que aquí está el culpable, ya lloro mis culpas y os pido perdón.

Todos:

MADRE AFLIGIDA, de pena hondo mar, logradnos la gracia de nunca pecar).

 

DECIMOCUARTA ESTACIÓN

EL CUERPO DE JESÚS ES COLOCADO EN EL SEPULCRO

 

Sacerdote: Adoramoste, Cristo, y bendecimoste

Todos: Que por tu Santa Cruz redimiste al mundo

Coro:

En el frío y profundo sepulcro, los restos sagrados quedáronse ya. Triste Madre, cuán sola te quedas, seré yo el consuelo de tu soledad.

DULCE REDENTOR, yo a la Madre privé de su Hijo, ya lloro mis culpas y os pido perdón.

Todos:

MADRE AFLIGIDA, de pena hondo mar, logradnos la gracia de nunca pecar).